licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Buscar en este blog

viernes, 9 de diciembre de 2011

Hilar finito: hacer más con menos

Palabras clave: hipoteca verde Argentina, subsidios, sintonia fina, construcción, vivienda propia, clase media, deciles



Un año electoral visto desde el lugar de quien está en el gobierno y busca renovar su mandato es un momento para terminar proyectos u obras, más que para empezarlos. Sin embargo visto desde nuestra óptica de electores creímos que era una buena oportunidad para marcar nuevos rumbos, no porque consideráramos que había que cambiar la dirección sino para mejorar el paso de la senda elegida.Abocados a lograr la implementación de la Hipoteca verde Argentina hemos acercado la propuesta a distintos miembros de los poderes legislativo y ejecutivo del Gobierno Nacional. Además estamos empezando a acercarles la idea a empresarios de la construcción o de la banca nacional.
El proyecto de viviendas de Santa Rosa de Calumuchita, que está en la etapa de preventa es la puesta en práctica de nuestras ideas en una escala individual, la escala intermedia la estamos impulsando y en pocos días más tomará estado público después de varios meses de trabajo.Estos dos antecedentes permitiran tener las bases para pasar a otra escala.



Nuestra opinión coincidió con la de más del 70% de los electores, y así lo expresamos en nuestro artículo… “Ahora vamos por la eficiencia..”.

De todos los paradigmas incorporados como válidos por nuestra sociedad creemos que el de “Crecer con lo nuestro” que el economista Aldo Ferrer planteara hace tantos años es el más arraigado y convalidado por la situación económica internacional.

En ese artículo dijimos “ya caminamos el camino de la reconstrucción, después pasamos por el de la redistribución, ahora nos toca el de la eficiencia” lo hicimos interpretando el mensaje que la Presidenta Cristina diera cuando agradeció los resultados de las elecciones primarias, aquel día lo dijo como al pasar pero hoy su mensaje hace eje en “que llegó el momento de la sintonía fina”.

Lo bueno es que todos los sectores coinciden en que ese es el modo de seguir construyendo; claro que se puede seguir con ese método de trabajo pero se puede ir para lados distintos: coincidimos con aquellos que tienen la meta de crecer en un desarrollo soberano e inclusivo.

Por lo menos en los discursos, la eficiencia es una herramienta que ningún sector cuestiona, los sectores que priorizan la renta rápida de cualquier manera, no pueden negarse a la búsqueda de la eficiencia pero en silencio hacen todo lo posible por ponerle trabas.

El año pasado en el artículo “Sustentabilidad y certificaciones..” planteamos que los subsidios eran uno de los grandes problemas que debían ser afrontados, …hoy están en el centro del debate público.

Aún cuando nadie cuestiona la necesidad de abandonarlos algunos aprovechan para hablar de “ajuste” o  buscan asustar con aumentos exorbitantes en las tarifas. La mayoría de quienes tienen este discurso hasta hace muy poco hablaban de lo inequitativo de los subsidios, por eso es que en aquel artículo planteábamos lo difícil que era salir de la situación, el respaldo político del 55% le da al Gobierno la fuerza para realizar los cambios y mejorar el sistema de tarifas de energía.

Muchos de quienes apoyaban la medida sin ningún cuestionamiento hoy interpretan que “hilar finito” es retirarlo de los deciles socioeconómicos altos para darlos a los más bajos.


Creemos que los primeros sólo buscan que los cambios y la dirección no se consoliden, por eso eligen el camino de la destrucción o la obstrucción, son los que ganan con la especulación, la construcción de mala calidad, con la importación desmedida, etc. Nuestros planteos no se dirigen a ellos ya que creemos que no vale la pena buscar que cambien: ciegamente creen que en la perinola de la sociedad ellos les debería salir siempre el “toma todo”.(en el blog de noticias y notas hemos incoporado varios artículos sobre el tema)



Nuestro mensaje está dirigido a los demás ya que creemos que “hilar finito” debe ser hacer más con menos, no sólo sacar de aquí para poner allá. Eso fue el método de la etapa anterior, el de la redistribución. Para seguir incorporando más sectores a los beneficios del crecimiento debemos elegir el camino de la eficiencia. 


El sinceramiento de las tarifas efectivamente pagadas por los deciles socioeconómicos superiores (7/8/9/10) favorecerá la incorporación del uso de mejores métodos constructivos y del cuidado de la energía. Esta situación liberará una importante cantidad de recursos: en el trabajo publicado por Cefidar: Documento de trabajo DT40… se indica que el 60% de los subsidios los recibían estos sectores, que representan el 40% de la población.

En el encuentro realizado por Asades en Rio Hondo, Santiago del Estero se presentaron dos trabajos de investigación que demuestran ron trabajos que demuestran  que se necesitaba reformar en los modelos de viviendas existentes y reducir así el consumo energético, también se indicó que los subsidios cuanto se hubiera ahorrado si se hubieran incorporado esas mejoras en el momento de construir, pero que los subsidios no permitian el recupero de la invesión; al cambiar ahora la situación este escenario tiene posibilidades de concretarse.


El eje del debate no debe ser subsidios si o no, sino que hay que instalar la necesidad de aprovechar la oportunidad para destinar esos recursos no ya a pagar divisas, sino para favorecer:

1)    el aumento de la actividad económica alentando la construcción sustentable y la incorporación de capacidad ociosa a la rueda productiva,

2)    el desarrollo de la tecnología nacional promoviendo el crecimiento y apliación de la generacios de energía con recursos renovables en escala distribuida o  pequeña,(ver trabajo de CITEDEF-Mrio defensa  ya publicado)

3)    el acceso a la vivienda propia a los sectores medios mediante la hipoteca verde argentina,

4)    a frenar la especulación financiera ligada a la construcción obligando a restablecer los niveles de calidad tradicionales.


El estudio incorporado a las bases para un programa de hipoteca verde argentino demuestra que si bien el sistema puede hacerse desde el ámbito privado, hacerlo con los recursos que libera la incorporación de la construcción sustentable y el uso de energías renovables con recursos inicialmente públicos los tiempos se aceleran.

Otro factor que se presenta como oportunidad es la existencia de 2.400.000 viviendas desocupadas.

En el mismo trabajo hemos calculado que en los deciles socioeconomicos 7/8/9 habría una 150.000 familias alquilando, este programa presenta una solución que les permitiría a esos sectores llegar al techo propio.

Como sólo un 6,25% de aquellas viviendas se necesitarían para abastecer la demanda. Favorecer la incorporación de mejoras en esta viviendas no produciría ni inconvenientes en la vida de las personas ni una presión en la demanda de tierras, hoy en el eje de la especulación financiera.

Por otra parte incorporar una elevación en el estándar de calidad de la oferta de esos sectores y los superiores, con éstas mejoras se reducirían las necesidades de energía disponible aumentando así el circulo virtuoso de liberar recursos desde el sector residencial hacia el sector industrial.


La crisis del capitalismo internacional del capitalismo, el momento de desarrollo social y económico de nuestro país y de la región latinoamericana, el estado de la técnica y de la industria, la superación de los debates inconducentes todo hace de Hipoteca verde Argentina de un programa capaz de aportar al camino de “hilar finito” haciendo más con menos.
Estamos en ese camino y creemos que, después de los primeros pasos, encontraremos en apoyo gubernamental.






Trabajos citados

Cefidar: Documento de trabajo DT40
Blasco Lucas, Asades 2011:Evaluacion de mejoras en los modelos de viviendas FONAVI

Blasco Lucas Asades 2011:Análisis e impacto económico de las mejoras higrotérmicas en viviendas
Se ha producido un error en este gadget.

Noticias y notas de automatismos viviendas

Lista de blogs que consultamos